Fairlight II

1

En los comienzos la tierra de Fairlight había sucumbido tras años de gloria. El evocador pasado de bienestar y prosperidad quedó sepultado por tiempos oscuros en los que no hubo un rey a la altura. Isvar, el bigotudo caballero, tras un engaño con forma de mujer quedó atrapado en el bosque del ogro. Sin embargo Isvar despertó tras un pesado letargo en compañía de un anciano encapuchado que ayudó al héroe a salir del temible bosque y dirigir sus pasos hasta los exteriores del castillo del rey Avars para evitar al temible ogro. Una vez allí el anciano convenció al caballero para que penetrara a través de los muros de la fortaleza hacia su interior, donde según cuenta la leyenda, nadie había accedido desde la muerte del rey hace tres mil años. Tras acceder al interior Isvar buscó la abertura por la que había entrado al castillo pero esta había desaparecido por arte de magia. El anciano era prisionero de una de las torres del castillo por lo que la figura que ante Isvar se presentaba no era más que una ilusión creada por él anciano y el poder de su mente. Segar, que era el nombre de aquel anciano, fue en tiempos pretéritos un importante mago. El prisionero pedía a Isvar que encontrase el Libro de la Luz, un manuscrito mágico que ayudaría al anciano a volver a su tierra, abandonar su cautiverio y restaurar un presente con futuro para Fairlight. Isvar no fué el único a quien se le encomendó dicha misión, antes que él otros fracasaron en el intento. Tras una dura lucha Isvar consiguió hacerse con el Libro de la Luz y entregárselo a Segar. Lo que el caballero no sabía es que aquella persona con forma de anciano encapuchado no era el verdadero Segar sino el señor del mal quien se valió de sus poderes para confundir a Isvar y recuperar el Libro de la Luz.
Tras su huida del castillo Isvar se lamenta de su ingenua acción cuando, de repente, una densa niebla le rodea y adopta la forma, de nuevo, del mago Segar. El caballero reacciona contra este creyendo ser víctima de otro engaño pero una vigorosa voz retumba para comunicarle que ha encontrar de nuevo el libro y arrancárlo de las manos del señor del mal para devolver la gloria a la tierra de Fairlight, pues ese es el destino que está escrito para Isvar.

Esta secuela del famoso e impresionante Fairlight fue editado sin la aprobación de su creador Bo Jangeborg por The edge, el mismo sello que editó el juego original.

Como curiosidad resaltar la pantalla de carga del programa que prescinde de menú y pasa directamente a la acción. En la versión 128K podemos disfrutar de una melodía in-game.

Esta secuela aumenta el mapeado laberíntico manteniendo el desarrollo de la aventura original con varios objetos y accesos por descubrir introduciendo además nuevos enemigos como monjes, esqueletos y guardias.

En definitiva, un juego imprescindible en tu colección para que lo disfrutes en tu emulador favorito o en tu Spectrum.