Frost Byte

FrostByte

Frost Byte es una de esas pequeñas joyas de Mikro Gen que nos asegura horas de diversión gracias a la elevada dificultad de todas las pantallas de este entretenido juego.

Controlamos a un pequeño Kreezer llamado Hickey que se mueve rodando sobre sí mismo; Hickey sabe usar tres objetos para poder moverse mejor durante la partida. Estos objetos tienen forma de caramelos de diamante que tendremos que comer para poder asimilar sus poderes. Vienen en tres colores, cada uno con un efecto:
1. Rojo: Te permite moverte más rápido.
2. Azul: Te permite saltar más alto.
3. Verde: Te permite caer más lejos.

Durante al juego, habrá veces que necesites saltar más alto o caer más lejos incluso de lo que te permita el caramelo correspondiente. En ese caso, encontrarás colchones sobre los que rebotar y caer.

En la pantalla verás en una ventanilla el Objeto que llevas; en la segunda, tu situación, y en la tercera, las vidas que te quedan.

FrostByte_3

El mapeado del juego es lo suficientemente extenso como para mantenerte entretenido un gran tiempo, el producto es desafiante y el nivel de adictividad va relacionado con su dificultad, seguramente te tomará un tiempo aprenderte cada movimiento a dar y el hecho de aprender el momento adecuado para disparar.

Una delicia en tu Spectrum, Amstrad o Commodore que además también cuenta con versión adaptada para iPhone/iPad que merece la pena recuperar en tu emulador favorito.

El objetivo es liberar a tu planeta de los monstruos invasores y devolver la libertad a todos los Kreezer. ¿Serás capaz de superar todos los puzzles y retos para conseguirlo?