Robin of the Wood

Robin_of_the_Wood_Cover

Robin of the Wood,  es el segundo título del equipo que nos trajo Nodes of Yesod y nos traslada desde la Luna a los bosques de Sherwood.

Los guardias del sheriff patrullan las sendas armados con ballestas que no dudarán en usar en cuanto nos tengan a tiro. No solo la guardia del sheriff nos pondrá a prueba, el bosque de Sherwood oculta otros peligros como fieros jabalíes cuyos colmillos harán que nuestro nivel vital baje rápidamente si Robin no huye en el acto.

John Little y Will Scarlet, aliados de Robin, han repartido por todo el bosque carcajs con flechas para ayudarnos en nuestra misión. Robin no hará uso de su arco durante su aventura, éste solo lo empleará en el torneo por lo que el verde rebelde se valdrá de su espada (Albion) para abrirse paso tanto en el bosque como en el castillo y las mazmorras. Nuestro leal arco está en manos del anciano y sabio árbol, que encarna el espíritu de Sherwood. En su camino Robin topará con un clérigo, el obispo de Peterborough. Este personaje siempre va escoltado por la guardia normanda. Si Robin se las apaña para acabar con la escolta el obispo nos entregará bolsas con monedas de oro. Con las bolsas en su poder, Robin tendrá que emprender la búsqueda del anciano árbol para entregárselas y recibir a cambio un hechizo para no ser reconocidos en el torneo y poder así participar en él. Las monedas que obtenemos es dinero robado a la iglesia por el clérigo y que previamente fue pagado como tributo por el pueblo sajón.

El juego pues nos lleva pues a una época de aventuras mítica con un sorprendente nivel gráfico, tanto en Spectrum como en el Commodore 64, aderezado con unos más que adecuados efectos de sonido y una alta jugabilidad.

Mezcla de arcade y plataformas y con “tufillo” a los clásicos de Ultimate este título es imprescindible en tu colección amén de garantizarte horas de diversión. Merece la pena cargarlo de nuevo en tu emulador favorito.