Corsarios

corsarios

Opera nos tenía acostumbrados a unos juegos que contaban con una historia cuidada y con un diseño gráfico espectacular..

Corsarios en Amstrad no es una excepción; bellos gráficos y efectos sonoros acordes y una historia entretenida que te mantiene enganchado varias horas. En MSX y Spectrum la ambientación es decepcionante; gráficos simples y sin apenas, por no decir nigún colorido y efectos sonoros pobres.

Un desarrollo con la dificultad justa y como fue costumbre a finales de los 80 dividido en dos cargas/fases bien diferenciadas

En su día Microhobby comentaba de este título:

“La primera de ellas transcurre en tierra, más exactamente en una isla salvaje, lugar donde deberemos enfrentarnos a un sin fin de piratas cuya única obsesión es rajarnos de arriba a abajo. Y la verdad es que librarnos de sus contínuos ataques va a ser una auténtica hazaña, pues además de atacarnos en multitudes bastante multitudinarias, algunos de ellos lo harán con armas del tipo sable descuartizador o trabuco arrasador.

Afortunadamente para nosotros y desgraciadamente para ellos, nuestro protagonista es bastante hábil a la hora de repartir patadas y puñetazos, golpes que no podrá dejar de asestar ni un solo instante si quiere llegar hasta la barca que le espera al otro extremo de la isla.

La segunda fase, a la que se puede acceder directamente sin necesidad de acabar la primera, transcurre en un galeón pirata. Allí nos tocará representar una vez más el papel de héroe y deberemos tratar de rescatar a la bella damisela de turno.
Ahora el sistema de juego es bastante diferente al de la primera fase, pues ya no podremos golpear directamente a nuestros enemigos, sino que deberemos hacer uso de una espada para ir acabando uno a uno con ellos. El objetivo propiamente dicho consiste en ascender hasta las banderas piratas que se encuentran en los diferentes mástiles del barco y, al final, llegar hasta la chica antes de que se convierta en comida para tiburones.”

De todos modos merece que vuelvas a darle una oportunidad al ser un título entretenido; incluso en Spectrum y en MSX.