La Armadura Sagrada de Antiriad (Versión C64)

# the sacred armour of antiriad“Mucho tiempo ha pasado desde que las dos grandes tribus que poblaban la tierra se enfrentaron, ya nadie recuerda el por qué. Cuando el negro liquido con el que alimentaban sus bestias metálicas dejó de fluir, estas rugieron y, finalmente, se pararon. La gente se asustó, hubo incendios y violencia, fue entonces cuando empezó a caer la muerte. Inmensas explosiones que arrasaban todo en varios días de viaje, que dejaban la tierra vacía de vida para siempre. Los que fueron muchos se convirtieron en pocos. Los hombres tuvieron que dejar la comodidad de sus grandes casas para refugiarse en cuevas. Tuvieron que descubrir todo de nuevo: a usar la lanza para defenderse y la azada para alimentar a sus hijos. Ahora somos gente fuerte pero pacífica, que nos dedicamos a trabajar la tierra, aprendimos de los errores de nuestros padres. Fue entonces cuando llegaron ELLOS, con gigantescos insectos voladores de otros mundos que, como parásitos, comenzaron a succionar la misma esencia de la tierra; acabando con el agua y los minerales más profundos. La tierra está exhausta, no le queda mucha vida. Sólo existe la esperanza que el mejor de nuestros hijos, Tal, encuentre la armadura sagrada de nuestros ancestros y se adentre en la zona de la muerte venenosa. Sólo puede salvarnos si consigue la armadura sagrada de Antiriad.”

La Armadura Sagrada de Antiriad es uno de esos juegos a los cuales no puedes escapar. un buen argumento y una dificultad accesible hicieron de esta maravilla todo un superventas.

Tal tiene que recuperar la armadura de Antiriad, que viene de Anti Radiation Suit; encontrar las piezas que le faltan para que funcione y adentrase en la guarida alienígena para detonar la bomba y liberar a su pueblo.

Los gráficos son muy fluídos y los movimientos de Tal muy logrados; el sonido ambiente no se queda atrás y el manejo es agradable.

Hay que destacar la genial banda sonora, sobre todo la música de la introducción; toda una pequeña obra de arte.

El juego es muy adictivo y sobre todo con la dificultad justa. Muchos juegos de esta era son tan complicados que hacían que muchos desistiesen de jugarlos; no ocurre así con este título.

No da problemas en ninguno de los emuladores habituales por lo que no tienes excusa para volver a disfrutar con La Armadura Sagrada de Antiriad.